navidad-segura
Has no content to show!
13 January 2021

Escribo estas líneas como réplica a los comentarios de Michel Salum Francis, líder de la Cámara de Comercio de Mérida, acerca de la ciclovía de la ciudad. Leer aquí.

Cuando leí los comentarios del empresario, no pude evitar pensar en la aclamada película del 2019 “Parásitos”, donde uno de los elementos claves de la trama es el “olor” de la pobreza. Y es que cuando Salum Francis menciona que una de las razones para no usar la bicicleta en Mérida, es que las autoridades no consideraron que los trabajadores pudieran llegar “muy olorosos” a sus trabajos, no pude evitar hacer la relación.

Por más desafortunado que me pareciera su comentario, lo pinta de cuerpo completo. Al igual que los personajes de la película, el supuesto “líder” empresarial expresa de manera clara cómo ve a una gran parte de la sociedad y a los trabajadores de los empresarios que representa.

Y es que demuestra completamente su distanciamiento con la realidad y nos deja ver claramente la burbuja en la que vive. Un trabajador que debe cruzar toda la ciudad, tomar dos camiones y caminar bajo el sol muchas veces no llegará oliendo a rosas a su trabajo como este empresario desea, pero eso sí, los trabajadores se las arreglan para estar “presentables” y así no molestar a sus jefes con “malos olores”.

Image for post

El calor no es un impedimento real para el ciclista, como señala el Observatorio de Movilidad Sostenible de Mérida, lo que principalmente les preocupa son la falta de seguridad vial, la falta de infraestructura ciclista, la falta de señalización y la falta de estacionamientos.

Además, este supuesto problema se podría solucionar con algunas medidas por parte de los empresarios. Se puede adecuar los horarios para evitar las horas del día en las cuales se registren las mayores temperaturas, tener espacios para que los trabajadores se cambien al llegar o estoy seguro que con lo “imaginativo” que es el empresariado yucateco algo se les ocurrirá.

Algo que me queda muy claro es que parece que Michel Salum sacó sus argumentos de un famoso manual llamado “Cómo combatir una ciclovía en tu ciudad”, ya que son argumentos que han sido usados por empresarios que ven “afectadas” las entradas de sus negocios en toda ciudad que piensa mejorar su movilidad implementando ciclovías.

Basta con poner en google “empresarios se oponen a ciclovía” para ver que los argumentos son los mismos en todas partes, ya sea en México, Canadá o en Europa. Y así como buscar esto es muy fácil, le recomiendo al empresario teclear acerca de los beneficios que las ciclovías traen a los negocios locales, encontrará mucha información al respecto.

Salum señala que solamente a escuchado quejas, pero esas quejas provienen de la burbuja en la que vive, todos los empresarios que llegan en su mercedes (inserte aquí el carro de lujo de su preferencia) o el ejemplo que pone, que los visitantes no podrán bajar sus maletas en la puerta del hotel.

¡Pobrecitos! ¿Por qué no pensamos en los empresarios que tendrán que buscar estacionamiento o cumplir los lineamientos de carga de sus establecimientos? ¿Por qué no pensamos en ellos en lugar de volver seguras las calles para todos?

Tomado otro de sus puntos, cabe señalar que las ciudades europeas no siempre fueron tan ciclistas como hoy, para los años 60’s y 70’s sus calles eran muy parecidas a las nuestras, pero fue la campaña para volver las calles seguras para los niños lo que detonó el cambio en Países Bajos, o actualmente la emergencia climática lo que está haciendo que París y Barcelona hagan cambios radicales.

Si tanto le gusta Europa a este empresario, que visite París, donde la famosa avenida de los Campos Elíseos está por transformarse en un jardín para el 2024. ¿Acaso ellos no piensan en los pobres empresarios y en las maletas de sus visitantes?

Es momento de hacer dos cosas:

  • La primera sería cuestionarnos quiénes son nuestros “líderes empresariales”, para no tener que andar escuchando sus opiniones acerca de temas en los que están nulamente informados. Si queremos escucharlos puede ser de cómo heredar fortunas y mantener sus privilegios.
  • Y la segunda, y más importante, es momento de que los ciclistas salgamos a defender esta clase de propuestas, que aunque tenga muchas fallas y puntos a mejorar, es un primer paso hacia una ciudad pensada para todos y no solamente para los coches.

Salgan a pedalear su ciclovía más cercana, salgamos a ocupar los espacios que nos corresponden.

(Marioovis)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree