Has no content to show!
14 Noviembre 2017

 La empresa Medam S. de R.L. de C.V., ubicada en Mérida, Yucatán, excedió límites autorizados de acopio de Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos (RPBI) y ocasionó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) le impusiera una multa de un millón 283 mil 330 pesos, así como el cierre definitivo de sus instalaciones.

 La Profepa clausuró de manera definitiva las instalaciones de dicha compañía, debido al mal manejo de residuos peligrosos y ordenó dar destino final a la totalidad de los desechos que se encuentran en su posesión, pero a través de empresa debidamente autorizada para tal efecto.

Cabe recordar que la misma dependencia clausuró de manera temporal a Medam en octubre pasado, tras una inspección en la que se detectó incumplimiento a la normatividad ambiental y que pone en riesgo a la salud y el medio ambiente.

 El indebido manejo detectado, consistió en el acopio y almacenamiento de RPBI por encima de la capacidad autorizada, así como no presentar el registro como generador de residuos peligrosos no anatómicos.

 Además de que en el momento de la visita, se encontraban estos residuos al aire libre, sobre suelo compactado y en áreas de suelo natural, lo que representa un riesgo inminente y grave para el medio ambiente y la salud humana.

 Por lo anterior, una vez transcurridos los términos de ley correspondientes, se determinó la clausura total definitiva de las instalaciones de la empresa, y se determinó la multa, con fundamento en el artículo 112 fracciones I y V de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, en relación con el artículo 106 fracciones II y XIV de la misma Ley.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree