Has no content to show!
08 November 2018

Una decena de niñas y niños de Cancún promovieron un nuevo amparo en el que exigen el "inmediato cumplimiento" de la sentencia dictada en junio de 2017 por un Tribunal Colegiado de Circuito, para dejar sin efecto la autorización de impacto ambiental que la Semarnat otorgó en 2015 al Fonatur para urbanizar y lotificar "Malecón Tajamar".

La nueva demanda fue promovida el 31 de octubre pasado, por 10 niñas y niños, de los 113 infantes que, invocando su derecho constitucional a un medio ambiente sano, se ampararon en septiembre de 2015 en contra de la autorizacion de impacto ambiental que Semarnat otorgó al Fonatur.

Las y los infantes se desistieron de continuar ese juicio y optaron por presentar un nuevo amparo que exige el cumplimiento inmediato de la sentencia, la cual prohibe además expedir nuevas autorizaciones e instruye rehabilitar los manglares del sitio. En el escrito, las y los infantes denuncian la falta de mantenimiento que sufre Malecón Tajamar, la carencia de acceso al mismo; la ausencia de seguridad y de recoja de basura, lo que impide hacer del espacio público del Malecón Tajamar, un lugar para disfrute de niños y adultosComo integrante del movimiento "Salvemos Manglar Tajamar", explicó que desde Junio de 2017, las y los menores celebraron la sentencia que emitió el Tercer Tribunal Colegiado y entendieron que el caso de Tajamar "se había ganado por completo", que nadie podría construir y que la Semarnat tendría que rehabilitar el manglar. "De este modo ya no tenía sentido continuar con el juicio que la Suprema Corte de Justicia les había repuesto, por lo que eligieron desistirse, ya que su amparo reclamaba la devastación del manglar de Tajamar y su derecho a un ambiente sano, lo que fue ya garantizado en la sentencia del Colegiado. "Sin embargo, al enterarse de que ha pasado un año y cinco meses sin que a la fecha la Semarnat haya cumplido la sentencia, estuvieron de acuerdo en iniciar una nueva demanda de amparo", detalló.

La lucha de las y los niños por defender Tajamar surgió luego de la primer devastación del polígono, en julio de 2015. Con apoyo de sus padres, entre quienes hay abogadas y abogados, interpusieron un amparo, solicitando la suspensión de posibles obras o actividades ahi. Un juez concedió la suspensión definitiva, pero les fijó como fianza, 21 millones de pesos. Vencido el término para exhibir la fianza, la suspensión quedó sin efecto y ello fue aprovechado por el Fonatur para ingresar maquinaria pesada la madrugada del 16 de enero de 2016 y devastar 22 de las 74 hectáreas que abarca el Malecón Tajamar.

La defensa legal de las y los niños presentó varios recursos de revisión hasta llegar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a finales de 2016, debido a que el amparo fue desechado porque según el juez, carecían de interés jurídico y legitimo. El Maximo Tribunal del país falló a favor de las y los niños y ordenó al juez reponer el proceso, posibilitando que demostrasen su interés jurídico y legítimo en el caso, para luego resolver de fondo. Sin embargo, los pequeños se han desistido ya de ese juicio. En paralelo, el 31 de octubre pasado, el Juzgado Tercero de Distrito venció el último plazo para que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor) concretasen el rescate ambiental de los humedales de Tajamar.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree