Medidas-Preventivas
Has no content to show!
02 March 2021

Un grupo de abogados se está preparando para demandar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a algunos de sus socios por haber engañado supuestamente al mundo sobre la gravedad del brote de COVID-19 y las medidas adoptadas para controlarlo, que, según ellos, han perjudicado los medios de subsistencia y causado un tremendo daño a las economías.

La medida fue anunciada por el Dr. Reiner Fuellmich, uno de los cuatro miembros del Comité de Investigación de Alemania sobre el Coronavirus que ha estado escuchando los testimonios de científicos y expertos internacionales desde el 10 de julio de 2020.

En un vídeo publicado en su canal de YouTube, Fuellmich acusa al director de la OMS, Tedros Adhanom, al doctor Christan Drosten, jefe de virología del Hospital Charité de Berlín, y al doctor Lothar Wieler, director del RKI, el homólogo alemán del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, de quienes afirma que engañaron a sabiendas a los gobiernos de todo el mundo.

“Esta crisis del coronavirus, según todo lo que sabemos hoy, debe ser rebautizada como escándalo del coronavirus, y los responsables de la misma deben ser perseguidos penalmente, y demandados por daños civiles”, dijo. “A nivel político, hay que hacer todo lo posible para que nadie vuelva a estar en una posición de poder tal que pueda defraudar a la humanidad, o intentar manipularnos con sus agendas corruptas”.

Fuellmich planea presentar una demanda colectiva en Estados Unidos.

“Uno: ¿hay una pandemia de coronavirus, o sólo hay una pandemia de la prueba PCR, específicamente, un resultado positivo de la prueba PCR significa que la persona examinada está infectada con COVID-19, o no significa absolutamente nada, en relación con la infección de COVID-19?”, dijo, sin temor a mencionar la supuesta codicia corporativa en su demanda.

“Dos, ¿las llamadas medidas anticoronavirus, como los encierros, las mascarillas, el distanciamiento social y las normas de cuarentena sirven para proteger a la población mundial de coronavirus, o sólo sirven para que la gente entre en pánico, para que crea sin hacer preguntas, que su vida está en peligro, para que al final, las empresas farmacéuticas y tecnológicas puedan generar enormes beneficios con la venta de pruebas de PCR, pruebas de antígenos y anticuerpos y vacunas, así como con la recolección de nuestras huellas genéticas”.

“Tres, ¿es cierto que el gobierno alemán fue ampliamente presionado, más que ningún otro gobierno, por los principales protagonistas de la llamada pandemia de coronavirus?”, cuestionó. “Alemania es conocida como un país especialmente disciplinado y, por lo tanto, iba a convertirse en un modelo para el resto del mundo, por su estricta y, por lo tanto, exitosa adhesión a las medidas anticoronavirus”.

Fuellmich se ocupa de la preocupación por los daños colaterales causados por las medidas que se pretenden aplicar para detener el COVID-19, además de buscar respuestas sobre la peligrosidad real del virus y sobre si una persona cuya prueba de PCR ha dado positivo está realmente infectada por la enfermedad.

“Sobre la base de las normas del derecho penal, afirmar hechos falsos en relación con las pruebas de PCR o la tergiversación intencional, como la llevada a cabo por los señores Drosten y Wieler y la OMS, sólo puede interpretarse como fraude”, explicó. “En base a las normas del derecho civil de daños, esto se traduce en la imposición intencional de daños”.

Afirmó que estas personas sabían que “las pruebas de PCR no pueden proporcionar ninguna información sobre las infecciones, pero afirmaron una y otra vez, ante el público en general, que sí podían, y sus homólogos de todo el mundo lo repitieron”.

“Todos ellos sabían y aceptaban que, basándose en sus recomendaciones, los gobiernos del mundo decidirían sobre los cierres, las normas de distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas, este último representa un grave peligro para la salud, como demuestran cada vez más estudios independientes y declaraciones de expertos.

“En virtud de la legislación sobre responsabilidad civil, todos los perjudicados por estos cierres inducidos por las pruebas de PCR tienen derecho a una indemnización completa por sus pérdidas”, añadió. “En particular, existe la obligación de indemnizar -es decir, la obligación de pagar daños y perjuicios- a las empresas y a los autónomos como consecuencia del cierre y de otras medidas.

“Sin embargo, mientras tanto, las medidas anticoronavirus han causado y siguen causando un daño tan devastador a la salud de la población mundial y a su economía, que los crímenes cometidos por los señores Drosten, Wieler y la OMS, deben ser calificados jurídicamente como crímenes contra la humanidad, tal y como se definen en el artículo 7 del Código Penal Internacional”, dijo Fuellmich.

(Israel Noticias)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree