Medidas-Preventivas
Has no content to show!
29 August 2020

Unas bacterias expuestas afuera de la Estación Espacial Internacional (EEI) sobrevivieron más de tres años, lo que apoya la panspermia, la hipótesis de que la vida en la Tierra pudo haberse originado por el arribo al planeta de gérmenes presentes en todo el Universo, según un artículo que publica este martes la revista Frontiers in Microbiology.

"El origen de la vida en la Tierra es el mayor misterio de los seres humanos", indicó Akihiko Yamagishi, profesor en la Universidad de Farmacia y Ciencias de la Vida de Tokio, e investigador principal de la misión "Tanpopo", el término japonés para la flor del dandelion o diente de león (Taraxacum officinale).

"Los científicos pueden tener puntos de vista totalmente diferentes en esta materia (....) algunos piensan que la vida es muy rara y ocurrió sólo una vez en el Universo, en tanto que otros piensan que la vida puede ocurrir en cada planeta apto", agregó.

"Si la panspermia es posible, la vida debe existir mucho más comúnmente que lo que pensábamos", añadió.

La idea es que por todas partes del Universo, dispersos como los penachos plumosos del diente de león, se hallan microbios que se desarrollan cuando encuentran circunstancias favorables para hacerlo.

El experimento dirigido por Yamagishi probó en 2018 la presencia de microbios en la atmósfera usando un avión y globos científicos que hallaron bacterias Deinococcal flotando a 12 mil metros de altura.

Se sabe que estas bacterias forman colonias que pueden alcanzar una longitud de más de un milímetro y son resistentes a la radiación ultravioleta y otros factores ambientales, y los científicos se preguntaron entonces si podrían resistir en el espacio exterior el tiempo suficiente como para trasladarse a distancias interplanetarias.

En busca de una respuesta, el equipo japonés colocó cúmulos de Deinococcus seca en paneles expuestos en el exterior de la Estación Espacial Internacional (EEI). Las muestras, de diferente grosor, allí quedaron durante uno, dos y tres años antes de observar su supervivencia.

Otros experimentos anteriores habían demostrado que las bacterias podrían sobrevivir por períodos largos en el espacio si tienen el escudo de formaciones rocosas, pero éste fue el primer estudio sobre la posibilidad de que las bacterias sobrevivan en el espacio exterior en forma de grumos o cúmulos.

Tres años más tarde, los investigadores encontraron que los cúmulos de más de 0.5 milímetros de espesor habían sobrevivido parcialmente a las condiciones del espacio, y observaron que si bien las bacterias en la superficie habían muerto, se había creado una capa protectora que aseguró la supervivencia de la colonia.

(El Universal)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree