Has no content to show!
14 November 2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó los ciberataques que sufrió Petróleos Mexicanos (Pemex) el  domingo pasado, y el cual afectó al menos el 5% de los equipos de cómputo de la empresa.

El mandatario eludió dar detalles del ataque cibernético que sufrió el Centro de Cómputo CITE, en sus oficinas ubicadas en el Estado de México.

“Sí, parece que se dio, no fue tan grave”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

“Y además no logran nada, porque se está trabajando y si hay delitos se persiguen, es decir, se castiga a responsables, pero es parte de los obstáculos que tenemos que enfrentar, pero no hay problemas mayores. Lo importante es que ya estamos en un millón 720 barriles diarios”, dijo.

A decir de usuarios de redes sociales, este domingo los equipos de cómputo fueron vulnerados con un virus mediante el cual se pidió rescate por la información que resultó secuestrada.

Pemex reconoció que sus equipos fueron intervenidos remotamente, pero aseguró que el “funcionamiento de los sistemas de operación y producción operan con normalidad”. Además, aseguró que el “inventario y abasto de combustibles está garantizado”.

La empresa, escribió en su cuenta de Twitter:

“Las Terminales de Almacenamiento y Despacho (TAD) de #Pemex en todo el país operan de manera regular y sin contratiempos. El abastecimiento de gasolinas está garantizado. Evitemos los rumores y la desinformación.

La agencia de noticias Bloomberg, reportó que la empresa productiva del Estado, enfrenta problemas en sus sistemas de facturación electrónica, por lo que está recurriendo a facturación en forma manual, con lo que se podría afectar el pago de su personal y proveedores.

No obstante, el presiente López Obrador atribuyó a la deshonestidad la caída de los sistemas, por lo que prometió “actuar con honestidad” para revertir el ataque que ha sido atribuido a trabajadores.

“¿Cuándo es que se dan incendios, por ejemplo, o cuando se caen sistemas?, ¿cuándo?”, se preguntó a sí mismo.

Y respondió:

“Cuando hay deshonestidad. Entonces, si se actúa con integridad, con principios, con honestidad, no hay problema, no existe ningún problema, ahora sí, no hay nada que temer. Y tienen que medirse los opositores, porque no sólo es el asunto jurídico.

“Si yo me entero aquí -luego se enojan- pero aquí me entero de algo, que hay pruebas, lo digo. Vamos a estigmatizar la corrupción, ya quedamos”, finalizó.

(Proceso)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree