Has no content to show!
21 August 2019

De acuerdo con información obtenida por el periódico MILENIO, el sindicato petrolero que dirige Carlos Romero Deschamps, recibió cientos de millones de pesos por parte de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La información obtenida por el medio, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana recibió más de mil 327.5 millones de pesos para gastos de viajes, festejos conmemorativos, comisionados y asesorías, sin la obligación de transparentarlos, además del año 2011 a la fecha, se han ocultado cientos de millones de pesos, pues desapreció una cláusula del contrato colectivo de trabajo.

Con información obtenida por MILENIO vía transparencia da cuenta de que estos recursos estaban previstos en el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), en la Cláusula 251, en el caso de los viajes. Pero en la 251 bis, referente a festejos y asesorías, MILENIO sólo contabilizó de 2005 a 2011, pues desde ese año hasta el presente se ocultaron cientos de millones de pesos desapareciendo dicha cláusula; sin embargo, en los anexos se hace referencia a estos recursos.

Sin embargo, en esta nueva revisión del contrato colectivo de trabajo de STPRM para el período 2019-2021, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la cláusula 251 bis, que otorgaba dichos recursos millonarios al sindicato petrolero desaparecieron completamente.

Además de un recorte de casi 80%, como viáticos de los 343 comisionados del Comité Ejecutivo Nacional, más sus salarios y los de 36 secretarios generales del mismo número de secciones.

El dinero otorgado al Sindicato Petrolero, durante los gobiernos de Fox, Calderón y EPN fueron utilizados durante años para hacer millonarios a los líderes sindicales, como Carlos Romero Deschamps, y para desviarlos hacia procesos electorales, específicamente en beneficio del Partido Revolucionario Institucional, el caso más sonado fue PEMEXGATE.

PEMEXGATE

En 2001 se descubrió que fondos provenientes del sindicato de trabajadores de la compañía petrolera mexicana, Petróleos Mexicanos (PEMEX), fue indiscriminadamente utilizado para solventar la campaña presidencial de Francisco Labastida, candidato por el Partido Revolucionario Institucional en el año 2000.

A pesar de que los responsables no fueron presentados ante la Justicia, el partido fue multado con 1,000 millones de pesos mexicanos (alrededor de 90 millones de dólares estadounidenses). A pesar del ilegal desvío de multimillonarios recursos de los trabajadores y obreros para financiar una “Elección de Estado” a favor del candidato oficial, este no logró ganar las elecciones presidenciales del 2000.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree