Has no content to show!
08 February 2019

Los investigadores pronostican un "caos climático" en nuestro planeta si se mantiene la política actual hacia el aumento global de la temperatura. Se trata de una rápida reducción de los glaciares en el Ártico y la Antártida que afectará la circulación y la temperatura de los océanos y el aire para finales de este siglo.

El deshielo acelerado en las latitudes árticas y los glaciares en Groenlandia conlleva riesgos infravalorados, advierten los científicos —de Canadá, Nueva Zelanda, el Reino Unido, Alemania y EEUU— en su reciente informe, publicado en la revista Nature.

Los investigadores simularon por primera vez los efectos del derretimiento de los hielos en el contexto de las medidas que se toman en el mundo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según el estudio, la temperatura promedio de la Tierra aumentará en 3 o 4 grados por encima del nivel preindustrial. Lo que, a su vez, liberará una gran cantidad de agua derretida de Groenlandia y la capa de hielo de la Antártida que entrará en el Océano Mundial.

"Según nuestros modelos, esta agua del deshielo causará perturbaciones importantes en las corrientes oceánicas y cambiará las tasas de calentamiento global", señala Nicholas Golledge de la Universidad Victoria en Wellington, Nueva Zelanda, uno de los autores de la investigación.

Los científicos combinaron imitaciones detalladas de los complejos efectos climáticos del deshielo con las modernas observaciones satelitales sobre las tasas de derretimiento.

Los modelos, hechos por la profesora Natalia Gómez de la Universidad canadiense McGill, demostraron que el aumento máximo del nivel del mar podría ocurrir entre 2065 y 2075.

No obstante, los efectos del deshielo no se limitan al aumento del nivel del mar. A medida que las aguas cálidas penetren en las profundidades de los océanos, por ejemplo, el Atlántico, las corrientes, incluida la Corriente del Golfo, se debilitarán significativamente.

Esto, a su vez, conducirá a un aumento de la temperatura de la atmósfera en las latitudes árticas, al este de Canadá y en América Central, y a un enfriamiento en la parte noroeste de Europa al otro lado del Atlántico.

Los científicos enfatizan que los esfuerzos actuales de los Gobiernos de los países en el campo del clima, adoptados por el Acuerdo de París, no tienen en cuenta todos los efectos que conlleva el derretimiento de los glaciares en un futuro próximo.

Mientras tanto, la glacióloga María Anánicheva, investigadora principal del instituto de Geografía de la Academia Rusa de Ciencias, dijo a Sputnik que es muy complicado hacer pronósticos para finales del siglo.

"Creo que los modelos actuales no son perfectos (…) Todavía hay mucha incertidumbre y puede haber sorpresas. Sin embargo, hace falta tomar en cuenta estas investigaciones alarmistas, porque sí que pueden hacerse realidad con una probabilidad del 50%", señaló.

Anánicheva, candidata a doctora en ciencias geográficas, participó en la investigación sobre el estado del Ártico, llevada a cabo por los científicos rusos.

"La conclusión a la que llegamos es que todos los glaciares del Ártico se han reducido, todos. Algunos son grandes. Pueden reducirse solo cuando se trata de un calentamiento de muchos años, décadas. Esto significa que el cambio climático en el Ártico ha estado en curso durante muchos años", explicó.

La investigadora confirmó que las capas de hielo más grandes de la Tierra, como la de Groenlandia y Nueva Zembla, se están derritiendo.

"Todas las capas grandes se están reduciendo, por lo general, debido a la separación de grandes trozos de hielos porque los derrubia el agua tibia. (…) Este proceso es cada año más intensivo", comentó.

Según Anánicheva, la situación se complica aún más con la desaparición del hielo marítimo, lo que "hace que el océano se vuelva más oscuro".

"Y los objetos oscuros absorben más calor. Resulta que el Ártico se calienta a sí mismo".

La científica se unió a la advertencia de sus colegas extranjeros de que se presta poca atención al calentamiento y se designan pocos fondos a las investigaciones de las consecuencias del deshielo.

(Sputnik)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree