Has no content to show!
06 December 2018

La cantante, actriz y ahora escritora Anahí acaparó los reflectores esta semana y no por su esposo Manuel Velasco ex gobernador de Chiapas, México, sino porque en su libro "Valiente" que se publicó esta semana, describió con lujo de detalle el momento en que decidió ingerir su propia placenta.

La protagonista de la telenovela Rebelde compartió con los lectores el modo en que consumió su placenta luego de dar a luz a su primer hijo. Aseguró que la cortó en cinco pedazos:

"Cuando nació Manuel guardamos la placenta y la dividimos en cinco partes. El primer trozo lo bebí de inmediato con jugo de fresas y frambuesas. Los demás trozos los fui bebiendo en los siguientes dos días", aseguró.

, aseveró sobre la decisión que resultó llamativa.

"Si iba a contar mi historia la tenía que contar completa, así que cada quien haga con su placenta lo que quiera", justificó en la conferencia de prensa donde presentó su obra.

También, la ex RBD contó que el título de su libro "Valiente", que fue editado por MaPorrúa, se relaciona con el momento en que se enteró que iba a ser madre.  "Sientes hasta la presión social y yo hasta la de los medios la sentía que así no es, es cuando te relajas, cuando abres tu corazón y cuando Dios dice, aquí está tu angelito".

 El comer placenta humana se ha convertido en una práctica de moda durante los últimos años. El nombre placenta proviene del latín "torta plana" y algunas personas consideran que al ingerirla guarda propiedades que ayudan a superar la etapa posparto y la posible depresión.

Resulta inusual que los hospitales faciliten la placenta a las personas, ya que hay un alto riesgo de contaminación. Por eso muchas que quieren la placenta dan a luz en casa, pero eso no significa que sea una rutina segura. Mientras tanto, en su preparación luego llegan a realizar comidas o incluso una fiesta de placenta, con la familia, para darle la bienvenida al bebé.

Una investigación realizada en American Journal of Obstetrics and Gynecology mencionó que "no se ha encontrado ninguna evidencia científica sobre los beneficios de la placentofagia, acto de comer la placenta cruda, cocida o en forma de píldora. Aunque es importante para el feto que se reproduce, ya que "establece el intercambio de oxígeno y sustancias nutritivas entre la madre y el embrión".

 Celebridades como Kim Kardashian, Nikki Reed y hasta Tom Cruise se han comido la placenta de sus hijos.
We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree