Has no content to show!
24 Septiembre 2018

María Luisa Albores González, quien en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador encabezará la Secretaría del Bienestar –el nuevo nombre de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)–, afirma que no detendrá las investigaciones sobre los desvíos multimillonarios operados durante la gestión de Rosario Robles Berlanga, quien será su antecesora.

“Es completamente injusto que el dinero destinado a la gente con mayor pobreza de este país sea utilizado de manera electoral y política”, puntualiza la ingeniera agrónoma y próxima encargada de combatir la pobreza y al rezago social en México.

En entrevista, Albores González denuncia que el modelo económico neoliberal llevó al “despojo” de territorios y al empobrecimiento de los más vulnerables, deplora que algunos políticos hayan “lucrado con la pobreza” y promete que, mediante la “inclusión productiva”, la próxima administración abandonará el “enfoque asistencialista” en materia de política social.

 Por otra parte, afirma que su equipo llevará a cabo una “reingeniería” de los programas sociales –de la que no ofrece detalles pero promete que será efectiva– y dice que todavía no cuenta con un diagnóstico preciso de lo que no está funcionando.

También enfatiza que la Secretaría del Bienestar entregará un apoyo de mil 264 pesos al mes a las personas mayores de 68 años –65 para los adultos mayores indígenas– y la misma suma a las personas con discapacidad que estén en situación de pobreza.

–¿Es suficiente un ingreso de mil 264 pesos? –se le pregunta.

–Nunca va a ser suficiente, pero es lo que se puede dar de acuerdo al presupuesto.

Añade que el programa de pensión para adultos mayores, lanzado por López Obrador durante su gestión al frente del gobierno capitalino, “apoyó mucho”.

En cuanto a las causas del empobrecimiento, señala: “Tiene que ver con la desigualdad. El 80% de la riqueza de este país lo tiene el 10% más rico. Hablamos de un país donde viven 53.4 millones de pobres, cerca de la mitad del país vive en situación de pobreza. ¿Y qué favoreció la desigualdad? El modelo neoliberal, que tiene relación también con el despojo de tierras”.

Cuando plantea que la próxima administración fusionará Liconsa y Diconsa, renombrará la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) como Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, y plantea que su visión de bienestar abarca la alimentación, la salud, la educación, la infraestructura, la seguridad social y el ingreso; es decir, los mismos ejes en los que se ha enfocado la política de desarrollo social hasta ahora, se le pregunta cuál será la diferencia entre las políticas que ella aplicará y las que ya existen.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree