Has no content to show!
16 Mayo 2018

La tecnología está lista y funcionando, incluso ya se hicieron pruebas en cruces fronterizos de EEUU.

Inteligencia artificial y escánares de reconocimiento facial con detectores de mentiras serán en el corto plazo la nueva herramientas de gobiernos en el mundo entero para fortalecer su seguridad fronteriza.

AVATAR, nombre de este sistema no usa un polígrafo estándar para identifcar a quienes mienten. En cambio, las personas se paran frente a una pantalla de un kiosco y hablan con un agente virtual equipado con varios sensores y datos biométricos que buscan señalar a personas que están mintiendo o aquellos que representan algún tipo de riesgo potencial basado en movimientos o cambios de voz, postura y gestos faciales.

Esta teconología tiene gran potencial para utilizarse en la selección inicial de refugiados y solicitantes de asilo en cruces fronterizos, al igual que en procesamiento de viajeros internacionales en los aeropuertos de EEUU.

“La inteligencia artificial nos ha permitido utilizar sensores que no están en contacto con los que podemos procesar la señal en formas realmente avanzadas”, dijo en entrevista con CNBC Aaron Elkins, uno de los desarrolladores del sistema y profesor asistente en la Universidad Estatal de San Diego.

“Podemos enseñar a las computadoras a aprender a partir de algunos datos y actuar de manera inteligente. La ciencia ha madurado mucho en los últimos cinco o seis años”.

El Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU financió el desarrollo de la tecnología virtual de agentes fronterizos conocida como el Agente Virtual Automatizado para Evaluaciones de la Verdad en Tiempo Real, o AVATAR, hace unos seis años y lo probó en la frontera entre EEUU y México en viajeros considerados de bajo riesgo.

El equipo de investigación que probó el sistema en cruces fronterizos de Arizona emitió un informe después de los ensayos  que indicaron que la tecnología AVATAR tenía usos potenciales para el procesamiento de solicitudes de ciudadanía, asilo y estado de refugiados, así como para reducir los tiempos de retrasos.

“La tecnología tiene potencialmente aplicaciones mucho más amplias”, a pesar de que la mayor parte de los fondos para el trabajo original provienen principalmente de los departamentos de Defensa o Seguridad Nacional desde hace una década, explica Elkins.

Este tipo de tecnología tiene un lugar primordial en las intenciones del presidente Donald Trump y su solicitud del presupuesto fiscal 2019 que incluye $223 millones de dólares para “infraestructura de alta prioridad y mejoras tecnológicas de seguridad fronteriza”.

Tan solo el año pasado agentes migratorios de EEUU entrevistaron o evaluaron a más de 46,000 solicitantes de asilo y procesaron casi 80,000 “casos de miedo creíbles”. Con el uso de esta nueva herramienta el tiempo de espera y la eficacia del sistema migratorio sería mucho mejor, aseguran su creadores.

Según Elkins, el AVATAR como juez de detección de mentiras tiene una tasa de éxito del 60% al 75% comparado con los jueces humanos que solo tienen una tasa de acierto entre el 55% y el 60%, explicó el científico.

Canadá y la Unión Europea también han probado el quiosco virtual para hacerles a los viajeros una serie de preguntas y así identificar a los inmigrantes que están mintiendo.

(La Opinión)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree