Has no content to show!
12 Marzo 2018

José Rafael Noh Chan, una de las personas heridas en la explosión de un ferry de Barcos Caribe en Playa del Carmen, el pasado 21 de febrero, presentó una demanda ante el Ministerio Público contra esta empresa por desatender las obligaciones del servicio médico que tenía derecho a recibir.

La víctima reveló que la empresa no se ha hecho cargo de los gastos médicos generados por su lesión. Y, además, desmintió la información dada por el ayuntamiento de Solidaridad, ya que después del accidente, dijo, no fue llevado a una clínica privada, sino al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En entrevista, la víctima relató que caminaba por el muelle después de descender de la embarcación, y justo cuando pasaba frente a ella se generó el estallido, lo que hizo que se luxara el hombro y perdiera herramienta especializada que llevaba colgada del brazo.

De acuerdo con información difundida por Noticaribe, Noh Chan no fue trasladado a la clínica privada Playamed, como lo informó la presidenta municipal, Cristina Torres, sino que fue enviado a la clínica del IMSS, donde lo dieron de alta dos horas después y aún con vidrios enterrados en la cabeza.

Ante ello, su patrón lo trasladó al hospital privado donde Protección Civil llevó a los turistas extranjeros, pero casi de inmediato lo dieron de alta. Las molestias posteriores lo hicieron ir a la clínica del IMSS, donde sufrió un desmayo, por lo que avisó a Barcos Caribe que se dirigiría nuevamente a Playamed, pero le exigieron que antes fuera a Cozumel para autorizarle el gasto.

Luego de ser tratado médicamente le dijeron que tenía una luxación en el hombro, pero también lo sorprendieron con una factura de 5 mil 800 pesos, que debió pagar para poder dejar el hospital, por lo que presentó una demanda contra la empresa Barcos Caribe por desatender su obligación.

Actualmente José Rafael está con incapacidad laboral, pero el IMSS le cubre sólo el salario mínimo, en lugar de los 8 mil pesos quincenales que devengaba. Y la empresa tampoco quiere responder por la herramienta que perdió en la explosión, con valor de 25 mil pesos.

Noh Chan sufre una dislocación del hombro con movimientos involuntarios, lo que le impide reintegrarse a sus labores, y se ha visto en la necesidad de vender sus pertenencias para subsistir. Pero Barcos Caribe no atiende sus llamados ni mensajes.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree