Has no content to show!
09 Agosto 2018

Desde el que cree que es una forma de sentirse libre y no sexualizado hasta el que lo hace porque no tiene aire acondicionado.

Se podría hablar largo y tendido de los placeres de ir por casa desnuda: sentir las sábanas limpias directamente en contacto con la piel, descubrirse una "nueva" peca cerca del pezón o disfrutar de unos palitos de mozarella con marinara sin camisa que manchar y con la tranquilidad de que no hay absolutamente ninguna razón para intentar parecer sexy mientras lo haces.

Pero, ¿qué pasa cuando añadimos a otra persona a la escena, como por ejemplo tu pareja? ¿La sensación de libertad es doble o su presencia más bien te fastidia la experiencia? Cuando empecé a sondear al respecto, las personas a las que pregunté manifestaron opiniones diversas: algunas temían que mucha desnudez provocaría que sus cuerpos fueran percibidos como menos deseables por la pareja a la hora del sexo; otras, en cambio, consideraban que sentirse a gusto desnuda en contextos no sexuales era indicativo de cercanía en la relación. Hubo gente que confesó que era simplemente porque no tenían aire acondicionado. Ocho personas me explicaron cómo gestionan eso de ir desnudo en presencia de su pareja y estas fueron sus respuestas.

Leah, 23 años

Yo suelo andar desnuda en presencia de mi pareja muy a menudo. Para mí es algo bastante especial porque nos encontramos tan cómodos y relajados con el cuerpo del otro que ni siquiera reparas en que estás desnuda. Pero bueno, he de decir que yo me siento cómoda desnuda en muchos contextos.

En cualquier caso, para mí no resta valor al hecho de estar desnuda en una situación sexual. Me parece genial poder pasar de una situación a otra con facilidad y sin pensar demasiado en ello.

Brandon*, 28 años

No hay nada mejor que fumarse un porro desnudo con la persona a la que amas. Tampoco tengo problema en cambiarme de ropa delante de mis compañeros de piso. Las bromas que implican desnudez entre colegas también son divertidas siempre y cuando todo el mundo esté al mismo nivel, ya me entiendes. Sin llegar a ser un capullo.

Sara, 28 años

Antes me daba corte estar desnuda en presencia de una pareja en contextos no sexuales, y eso que siempre voy desnuda cuando estoy sola o con amigos íntimos. Antes me daba miedo que mi pareja descubriera algo poco atractivo o "demasiado real" en mi cuerpo que provocara que ya no quisiera volver a estar conmigo.

Ya he superado ese miedo, en gran parte gracias a que mis parejas recientes se han mostrado extremadamente sinceras y consideradas con mi (bastante poco convencional, y esto signifca gordo) cuerpo. Ahora me siento muy cómoda estando desnuda en presencia de mis parejas. A veces esto los pilla desprevenidos, pero la mayoría de las veces hace que ellos se sientan cómodos y hagan lo mismo.

La primera vez que hice algo no sexual delante de mi pareja —rollo regar las plantas y fregar los platos—, él hizo un comentario y me preguntó si era una exhibicionista. Le dije que no, que simplemente me sentía más cómoda desnuda, y desde entonces, cuando viene a casa, él también se desnuda a menudo (vivo sola). La semana pasada me desperté y lo vi haciendo estiramientos matutinos desnudo en el salón, antes de ir a trabajar. ¡Yo soy la responsable!

Lisa* 22 años

Yo siempre voy en pelotas por casa porque no tengo aire acondicionado. Supongo que para una pareja puede resultar sexy la primera vez que te ven así, pero me gusta que sea una cosa normal. ¡A veces, cuando llaman a la puerta, incluso voy a abrir desnuda!

Sydney, 24 años

Si estoy desnuda en una situación sexual, me siento atractiva y no tengo tiempo para inseguridades sobre mi aspecto. La cosa es distinta cuando me estoy cambiando o metiendo en la ducha después de un largo día. Aunque seguramente no sea verdad, siento como si me estuvieran observando de una forma que sería impensable durante el sexo. Es agradable poder sentirse totalmente cómoda desnuda con él, pero después de un día duro, me siento horrible e hinchada y para mí el rollito sexy desaparece.

Sasha*, 23 años

No suelo desnudarme delante de mi pareja, aunque realmente nunca he tenido una relación larga. Por lo general, si estoy desnuda es porque antes nos hemos acostado.

Mi último novio muchas veces me pedía que durmiera desnuda con él, pero a mí me incomodaba y me ponía una camiseta. No era porque no me fiara de él ni nada, sino porque es a lo que estoy acostumbrada. Supongo que es porque me siento un poco expuesta cuando estoy desnuda con alguien y haciendo cosas como leer o así. Es algo que no haría siquiera estando sola.

Me parece genial eso de sentirse totalmente cómoda con tu cuerpo en presencia de otra persona y yo también espero ser capaz algún día, porque eso implica que hay mucha más intimidad.

Amy, 27 años

Mi novio y yo siempre vamos en pelotas por casa. Ahora vivimos juntos, pero cuando no veíamos en su casa al principio de la relación, el año pasado, también íbamos desnudos. La semana pasada me preguntaba si el hecho de estar tan cómodos desnudos en presencia del otro había influido en nuestra vida sexual, si para él sería menos especial verme así porque lo ha normalizado. Se lo pregunté a él directamente, y me respondió que ocurría justamente lo contrario: hacía que los dos estuviéramos MÁS cómodos sexualmente.

Le pregunté cómo diferenciaba mentalmente entre ambas situaciones. "A ver, si una persona no es capaz de saber cuándo su pareja está en actitud sexual, tiene un problema gordo y la menor de sus preocupaciones debería ser si mola o no estar desnudos en presencia del otro".

Jeremiah, 24 años

Yo siempre voy desnudo en presencia de Anthony. Me siento cómodo y seguro. Es una forma de sentirse libre y no sexualizado. En una relación es diferente, porque sé que aprecian mi cuerpo tal como es.

(Infobae)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree