Has no content to show!
27 Junio 2018

El territorio ruso esconde desde desiertos con pintorescas dunas de arena hasta columnas de roca con secretos prehistóricos.

Rusia es famosa por sus joyas arquitectónicas, templos, museos y teatros, entre otras maravillas. Sin embargo, ese país también posee lugares bellos y desconocidos que no cumplen con determinadas ideas preconcebidas respecto a los rusos relacionadas con nieve, osos o vodka.

El 'Sahara' ruso

Saamys Kumaga, República de Sajá, Rusia

Este árido paisaje, que bien podría ser confundido con el desierto de Sahara, se encuentra en la República de Sajá, una región ubicada en el Lejano Oriente de Rusia. A pesar de su aparente parecido con algunos parajes del norte de África, aquí la temperatura desciende hasta -60 ºC durante el invierno.

Se desconoce cómo se formó esta zona desértica de Saamys Kumaga en un área que se caracteriza por sus numerosos ríos y lagos, aunque algunos especialistas estiman que el lugar adquirió su apariencia actual hace unos 27.000 años, cuando los ríos eran menos profundos y el clima era tan severo que ni siquiera había nevadas.

Según esta teoría, el viento arrastró sedimentos arenosos y los esparció en diversas direcciones para formar sus pintorescos barjanes, cierto tipo de dunas.

Como sacado de la ficción

Pilares del Lena, República de Sajá, Rusia

Esta monumental pared de roca quizás haga recordar un paisaje de la serie 'Juego de tronos'. En realidad, son los Pilares del Lena, una formación natural que también se encuentra en la República de Sajá.

El lugar, que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad, esconde fósiles de mamuts y bisontes prehistóricos y en sus columnas hay grabados antiguos jeroglíficos.

Sin embargo, no resulta fácil de visitar, ya que requiere realizar distintos trayectos en avión y en bote, un viaje que puede durar hasta cuatro días.

El secreto de la eterna juventud

Lago Eltón, Provincia de Volgogrado, Rusia

El lago Eltón podría considerarse la versión rusa del mar Muerto. Está ubicado a unas seis horas en autobús de Volgogrado y a pocos kilómetros de la frontera de Rusia con Kazajistán. El origen del nombre de esta formación de agua salada está en los pueblos túrquicos, que llamaron al lugar 'Altyn Nur', 'fondo dorado'.

La sal que se extrae se emplea para producir cloruro de magnesio. Pero esa no es la única razón por la cual es famoso: en otras épocas se consideraba que las aguas del lago Eltón eran sagradas y se les atribuía un gran poder curativo, hasta estimar que guardaban el secreto de la juventud eterna.

Géiseres en el Lejano Oriente

Valle de los géiseres, Región de Kamchatka, Rusia

Aunque cueste creerlo, este paisaje no se encuentra en Islandia: se trata del Valle de los Géiseres y se encuentra en la península de Kamchatka. La geóloga rusa Tatiana Ustínova descubrió este imponente lugar en 1941, cuando llegó hasta allí junto con su asistente en un trineo de perros y notó que un chorro de agua caliente salía del suelo. Las expediciones posteriores determinaron que había géiseres en los ocho kilómetros de extensión que tiene ese cañón.

En 2007, un corrimiento de tierras estuvo a punto de destruir esta maravilla de la naturaleza: una enrome masa de rocas, agua y restos de vegetación se extendió a gran velocidad. Sin embargo, la propia naturaleza comenzó a recuperar el aspecto previo del valle.

(RT)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree