Has no content to show!
22 April 2019

Al menos 290 personas han muerto y 500 han resultado heridas este domingo en Sri Lanka en una serie de explosiones en cuatro hoteles, tres iglesias -donde numerosos fieles celebraban el día de Domingo de Resurrección- y un complejo de viviendas. "No podemos confirmar si se trataron de ataques suicidas", ha afirmado el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, en una rueda de prensa en Colombo.

Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más hospitalizados, ha precisado a Efe el presidente de la Autoridad de Desarrollo del Turismo de Sri Lanka, Kishu Gomas. Entre los muertos, anotó, hay nacionales de Bélgica, Estados Unidos, China y el Reino Unido, entre otros.

Ocho personas han sido detenidas y han confiscado una furgoneta en relación con los ataques. "Hasta ahora, los nombres que tenemos son locales", pero los investigadores están buscando averiguar si tienen algún "enlace extranjero", ha dicho en un discurso televisado el primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe.

El primer ministro reveló que las fuerzas de seguridad habían recibido avisos de posibles ataques en el país, "pero no se le prestó la suficiente atención al asunto", algo que debe ser investigado, subrayó.

Seis primeras explosiones simultáneas

Las seis primeras explosiones ocurrieron de manera simultánea hacia las 8.45 horas (2.30 GMT). Tres de ellas fueron en tres hoteles de lujo: el Shangri-La, el Cinamon Grand y el Kingbury. Las otras tres fueron en la iglesia de San Sebastián en Katana, la iglesia de San Antonio en la capital y en una iglesia en Batticaloa, en el este de la isla.

Unas horas después se produjo una séptima explosión  en un hotel de Dehiwala, un suburbio del sur de Colombo, dejando al menos dos muertos. Por último, una octava explosión ha ocurrido a primera hora de la tarde en un complejo de viviendas en Colombo. Allí un kamikaze podría haber detonado su carga su carga explosiva en el edificio matando al menos a tres policías.

El ministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, ha asegurado en una breve rueda de prensa que tomarán "medidas contra cualquier grupo extremista que esté operando" en Sri Lanka, aunque sin aclarar quiénes podrían estar detrás de los atentados.

Estado de emergencia y toque de queda

Tras los ataques, el Gobierno ha declarado el estado de emergencia y el toque de queda en el país. WhatsApp, Viber y Facebook han sido bloqueados temporalmente y las redes móviles e internet están saturadas por lo que apenas funcionan.

"Por favor, permaneced en calma y no seáis engañados por rumores", ha asegurado el presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, en un mensaje a la nación  y en referencia a los frecuentes choques comunales que se producían en el pasado como reacción a sucesos violentos.

El presidente, que se mostró "en 'shock' y triste por lo que ha ocurrido", aclaró que "las investigaciones están en curso para descubrir qué tipo de conspiración está detrás de estos crueles actos".

El ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas y la Distribución Pública, Harsha de Silva, también se ha mostrado conmocionado por lo ocurrido. "Escenas horribles. He visto miembros amputados esparcidos por todos lados. Equipos de emergencia están desplegados en su totalidad en todos los puntos. (...) Hemos llevado muchas víctimas al hospital, esperamos haber salvado muchas vidas", relató el ministro.

Imágenes difundidas por los medios locales muestran la magnitud de la explosión en al menos una de las iglesias, con el techo del templo semidestruido, escombros y cuerpos esparcidos mientras la gente trata de socorrerlos.

(Directos)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree