Acapulco entre la catástrofe, la rapiña, y la huída de turistas PDF Print E-mail

alt

18/septiembre/2013

El día de ayer lo que miles de turistas esperaban desesperados era poder subir a uno de los escasos aviones que permiten salir del balneario, debido a las tormentas del fin de semana que azotan México y donde se han registrado saqueos.

El sol y la playa con los que muchos soñaban para el puente del fin de semana y lunes por las fiestas de la Independencia se convirtieron en vientos huracanados, lluvias torrenciales e inundaciones que anegaron el aeropuerto internacional y bloquearon las carreteras hacia la capital, obligando a más de 40.000 turistas a unas vacaciones forzadas y sin fecha clara de regreso en este puerto del océano Pacífico mexicano.

"Estamos viendo si regresamos en avión o esperamos a que abran (las carreteras), pero el problema es la comida", dijo Andrés Guerra Gutiérrez, un mexicano de 40 años que el viernes viajó por carretera junto a 14 familiares hacia el que es uno de los destinos favoritos de los habitantes de la capital y llegó a ser muy visitado décadas atrás por estrellas de Hollywood.

Tras cuatro días consecutivos de tormentas, más de la mitad de Acapulco (680.000 habitantes) sigue inundado, especialmente en su empobrecida periferia y en la zona de Punta Diamante, área hotelera donde las inundaciones llegaron a alcanzar cerca de tres metros.

Se multiplican los saqueos de almacenes

En esta zona se registraron saqueos masivos a almacenes. Unos periodistas de la AFP vieron a miles de personas, que caminaban con el agua a la cintura llevándose, de al menos tres grandes tiendas, comida, refrigeradores, televisores e incluso colchones.

"Llevamos comida para nuestros hijos, no hay nada que comer", dijo una mujer que cargaba varias bolsas llenas de productos.

"No podemos contenerlos. Estamos en una situación de grave emergencia", dijo uno de los soldados destinado a tareas de seguridad y rescate, que no quiso identificarse.

Además del Ejército, han sido desplegados en Acapulco elementos de la Policía Federal, cuya imagen ha estado marcada en los últimos años por una fuerte ola de violencia atribuida al narcotráfico.

A través de helicópteros, la Policía Federal informó de haber hecho más de 200 rescates a personas que se tuvieron que refugiarse en los techos de sus casas por las crecidas.

Asimismo vecinos de zonas populares aledañas a Punta Diamante denunciaron que aún hay familias enteras con niños atrapadas.

Cabe mencionar y aunque el gremio hotelero se ha comprometido a dar cobijo gratuito hasta este miércoles a entre 15.000 y 20.000 turistas varados, muchos prefieren quedarse en los refugios pese a sus condiciones precarias por estar más cerca de los puntos de salida de las tres aerolíneas privadas que, junto con vuelos militares, evacuaron el martes a varios centenares de turistas varados.

La tempestad que afectó este fin de semana más de dos tercios de México y que sólo en Acapulco dejó más de 20 muertos, según las autoridades locales, se debe al azote de dos ciclones simultáneos ya debilitados en las costas del Pacífico y Golfo de México, Manuel e Ingrid, lo que no sucedía desde 1958.
 


AddThis
 

Agregar comentario


Security code
Refrescar