El prestanombres de los Kirchner lavo 72 millones de dólares PDF Print E-mail

alt

04/mayo/2013

El empresario argentino Lázaro Báez, quien era amigo del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, fue imputado hoy como sospechoso de haber "lavado" al menos 55 millones de euros (unos 72 millones de dólares) que fueron enviados a Suiza.

El fiscal argentino Guillermo Marijuán engrosó así la lista de acusados en un escándalo que afecta a la familia presidencial, ya que Báez fue uno de los empresarios más beneficiados durante los gobiernos kirchneristas y es íntimo amigo de los Kirchner, según publica Notimex.

Junto a él quedaron imputados su hijo, Martín Báez, más otros dos supuestos cómplices del millonario caso de lavado de dinero que afecta a la popularidad de la presidenta Cristina Fernández viuda de Kirchner.

El fiscal criticó las primeras medidas que había tomado la Procuraduría en este caso de lavado de dinero, cuyos miembros sólo habían acusado a un par de personas y dejado sin imputación alguna a Báez, protagonista de esta historia.

El empresario fue señalado durante años en diversos medios como el posible prestanombres de Kirchner
"No logro comprender esta particular visión de una causa penal donde se tiene a la vista numerosas denuncias de todo tipo y color, (pero) se hace un requerimiento limitado sólo a unos pocos reportes de operaciones sospechosas", denunció Marijuán.

También cuestionó a la Unidad de Información Financiera por comenzar una investigación judicial sólo después de que el caso se mediatizara y no antes, pese a que contaba con información de las transferencias bancarias al exterior.

El mes pasado, el programa "Pensado para Televisión" denunció que Báez encabezaba una red de lavado de dinero que triangulaba los millones que partían desde la patagónica provincia de Santa Cruz hacia Buenos Aires y luego a Uruguay, Panamá y finalmente Suiza.

Hace dos años, Báez había revelado que durante los últimos 10 años, es decir, desde que comenzó a gobernar el kirchnerismo, había ganado contratos de obras públicas por más de mil millones de pesos (unos 180 millones de dólares).

Ello explicaría en parte la fortuna de este empresario, cuyo patrimonio empezó a crecer a principios de los 90 en la sureña provincia que Kirchner gobernó de 1991 a 2003, cuando abandonó esa región para convertirse en presidente de Argentina.

Gracias a esos contratos, Báez ascendió paulatinamente y dejó de ser un simple empleado bancario para convertirse en un millonario empresario, propietario de varias firmas, entre ellas la constructora más importante de Santa Cruz.

Por su cercanía y su cada vez más creciente fortuna, el empresario fue señalado durante años en diversos medios como el posible prestanombres de Kirchner, pese a lo cual mantuvo siempre un perfil muy bajo, por lo que era casi un desconocido para la opinión pública.

Sin embargo, el anonimato de Báez llegó a su fin tras las denuncias sobre su relación con una financiera que creó decenas de empresas fantasma con sede en Belice.


AddThis
 

Agregar comentario


Security code
Refrescar

Más Leído